viernes, 14 de septiembre de 2007

INDUSTRIA PANADERA

Aumenta el precio del trigo.

De acuerdo a la prensa nacional el costo del pan depende del precio internacional de su principal materia prima, el trigo, que este año se ha encarecido 5.1% en los mercados internacionales. En un análisis efectuado en el mercado de Arkansas por la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia, la tonelada pasó de 221 dólares a 232.33 dólares en sus precios máximos.


En 2006 Panamá importó 85.8 millones de toneladas, que representaron 18.3 millones de dólares. Este año se ha reportado un aumento de entre 3% y 4.5% en el precio del pan al consumidor, mientras que la diferencia de precios entre un lugar y otro es de hasta 14 centésimos. La Autoridad concluyó que "tomando en cuenta estos aspectos consideramos que no existen elementos que nos lleven a pensar que existe una posible colusión en algún nivel de la cadena del pan". (1)


Por su parte, propietarios de panaderías, dulcerías y negocios afines de la provincia de Chiriquí han manifestado su inquietud ante el peligro que se cierne sobre esta actividad, debido al aumento de los productos que utilizan estas empresas, entre ellos el combustible, la energía eléctrica, los insumos, como huevos, aceite y harina. Esta situación amenaza con hacer desaparecer a las pequeñas panaderías, lo que provocaría un detrimento en la economía del sector.


Los panaderos chiricanos han tomado la iniciativa de formar un núcleo para conformar un ente con poder para poder hacerle frente al problema. Para los panaderos sería fácil aplicar ese aumento al cliente, con un incremento en el costo del pan, sin embargo, consideran que no es justo, porque se trata del alimento del pueblo y el poder adquisitivo de muchas personas no les permitiría comer pan.


Se ha producido una proliferación de panaderías, porque ahora cada supermercado y hasta los llamados “minisúper” de asiáticos cuentan con su panadería propia, lo que no es criticable, sino que lo que se busca es que se compita en igualdad de condiciones, que todos ofrezcan la misma calidad de servicio y que el pan que coma el pueblo sea de calidad y cuente con el control de sanidad.


A juicio de los panaderos chiricanos si continúa la tasa de inflación, se tendría que tomar esa medida y no sólo del pan, sino de otros productos, porque no existe un control real que establezca que los insumos que se utilizan para la fabricación del pan sean fijos, sino que cada día aumentan y esto ha motivado el cierre de varios negocios. De acuerdo con registros locales, en la provincia de Chiriquí existen aproximadamente unas 300 panaderías. (2)


Fuentes:
1. La Prensa, 6 de septiembre de 2007.
2. El Siglo, 10 de septiembre de 2007.

MERCADO ALIMENTARIO