martes, 20 de noviembre de 2007

FORTALECEN PRODUCCIÓN DE FRUTAS TROPICALES EN PANAMÁ.


El Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA) lleva a cabo una estrategia que haga posible fortalecer la producción de frutas tropicales en nuestro país. Se realizó un diagnóstico previo que los llevó a determinar rubros prioritarios por regiones. En el caso de Chiriquí se hará énfasis en frutas como Maracuyá, Aguacate y Plátano. En la región de Azuero el plan se llevará con frutas como el Marañón, Naranja, Limón Persa y Guayaba, productos de gran demanda en los mercados internacionales.


Ligado a esto se están haciendo gestiones para la consecución de nuevos cultivares que fortalezcan el aspecto genético de los cítricos con el apoyo del convenio firmado con autoridades cubanas y se tiene pensado declarar algunas áreas del país en donde se produzcan estas frutas como libres de ciertas plagas, como la mosca del mediterráneo.

Citricultura

Los citricultores están enfrentando los altos precios de los insumos y del combustible que han disparado el costo de producción en los últimos tres años en 80%. Solo en 2007, ha subido 28%, según cifras del sector.


El futuro se presenta peor, después de que la Asociación Nacional de Distribuidores de Insumos Agropecuarios (Andia) advirtiera que los insumos aumentarán el próximo año 12%. Los aumentos, según la Andia, tienen que ver con el comportamiento internacional del petróleo, ya que algunos de los productos son derivados del crudo. Por ejemplo, la urea aumentó de 12 a 26 dólares y el abono pasó de 11 a 21 dólares; además, los fertilizantes y los herbicidas también sufrieron ajustes.


Producir una hectárea de naranja, mandarina, limón o toronja, cuesta aproximadamente mil 500 dólares. Pero, además, en el primer año se deben invertir 600 dólares en mantenimiento; en el segundo año, 800 dólares y después del sexto año, se requiere de mil 25 dólares para mantener los árboles. Técnicos de la dirección agrícola del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida) manejan costos de producción que van desde los mil 500 hasta dos mil 500 dólares por hectárea, que varían dependiendo del cítrico, del método de riego y de la estación climática.


En Panamá existen 4 mil hectáreas de tierra destinadas a la citricultura, extendidas principalmente en las provincias de Coclé, Chiriquí y Veraguas. En una hectárea caben 350 árboles que comienzan a producir frutos a los tres años de haber sido sembrados. A pesar de los altos costos de los insumos, los precios al consumidor no han variado mucho. Estadísticas del Instituto de Mercadeo Agropecuario (IMA) revelan que el ciento de naranjas hasta el mes de octubre de 2007 en el mercado agrícola central, se vende a 3.10 dólares frente a los 3 dólares del pasado mes de septiembre; mientras que el ciento de limón se comercializa a 1.40 dólares, 11 centésimos más que el mes pasado.


Exportaciones de Frutas Nacionales


La península de Azuero es una zona apropiada para el cultivo de frutas y hortalizas para la agro exportación que no se ha aprovechado óptimamente, debido a las restricciones impuestas por los países importadores y por la falta de incentivos para la siembra de frutales en la región. Otra causa de este fenómeno es la presunta existencia de la “mosca del mediterráneo”, un voraz insecto de la familia “ceratitis capitata” que en otras regiones del mundo ha logrado destruir plantaciones enteras.


Para atacar este problema, el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA), a través de la Dirección Nacional de Sanidad Vegetal y las direcciones regionales de Herrera, Los Santos y Veraguas ejecuta el proyecto denominado, Declaración de Área Libre de Mosca del Mediterráneo en la Península de Azuero.


El objetivo del proyecto es certificar que la Península de Azuero es un área libre de mosca del mediterráneo y en consecuencia ampliar las opciones para la producción y exportación de frutas y vegetales frescos en el mercado internacional, con la obtención de ingresos económicos y el mejoramiento de la condición socioeconómica de los productores de la región.


Sanidad Vegetal


Para cumplir con los requerimientos que exigen las normas sanitarias internacionales y para promover las exportaciones de plantas y productos vegetales hacia otros mercados, Panamá adecuó sus normas de control de plagas a la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria, la cual responde a la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).


Actualmente el país no presenta ningún problema fitosanitario, pero en años anteriores la broca del café y el hongo bacteria del arroz (conocido como ácaro spinky), por ejemplo, provocaron grandes pérdidas a los productores locales.

MERCADO ALIMENTARIO