martes, 20 de noviembre de 2007

LA COMERCIALIZACIÓN ES EL MAYOR DESAFÍO DEL SECTOR BANANERO.


Cifras de la Contraloría General de la República revelan que las exportaciones de bananos tuvieron de enero a agosto de 2007 un valor de 72.9 millones de dólares. Esta cifra representa 2.1 millones dólares (2.9%) más que en el mismo período del 2006.


Fueron 284,067 las toneladas métricas exportadas en ese mismo período, 2.2% más que en el 2006 para igual período, cuando la cifra exportada fue de 277,924 toneladas métricas. Sin embargo, reportes mas recientes señalan que la producción de banano cayó en 9.3% en el último trimestre (Julio – Septiembre), mientras el conflicto entre los productores y el comprador, la multinacional Chiquita Brands, se mantiene.


Panamá cuenta con una de las mejores tecnologías de la región para producir banano; sin embargo, la comercialización sigue siendo el principal desafío del sector. El Instituto de Investigación Agropecuaria (IDIAP), reconoce la situación y resalta la necesidad de un mayor esfuerzo de la empresa privada y el gobierno, para mejorar la producción y la competitividad del banano y el plátano.


Además de la comercialización, la pérdida del suelo es otra de las preocupaciones. Como consecuencia del cultivo intensivo tanto de banano como de plátano, se experimenta una pérdida del recurso suelo por erosión y desequilibrio entre los componentes físicos, químicos y biológicos, que pone en riesgo las producciones a futuro.


En el plano nacional, el 12 de noviembre se anunció que a partir de esta fecha, la Cooperativa de Servicios Múltiples de la Puerto Armuelles Fruit Company (Coosemupar) suspendería la venta de banano a la transnacional Chiquita International Limited por orden del gerente interventor, Hirisnel Sucre. Desde hace un mes Coosemupar se encuentra revisando con Chiquita el contrato de compra y venta para mejorar las condiciones y el precio de la caja de banano debido al incremento en los costos de producción de la fruta.


Coosemupar pide un aumento de 1.25 dólar por caja de banano para poder cubrir los costos de producción debido al incremento del precio del petróleo y los insumos agrícolas. Coosemupar administra tres mil hectáreas de producción de banano con un valor agronómico de 50 millones de dólares, pero esta adeuda al Estado, unos 30 millones.


Asimismo se anunció que a partir del 14 de noviembre se estaría cortando, empacando y vendiendo la fruta al mercado europeo, en especial a una empresa Italiana, bajo la marca Estrella, dando por sentada la ruptura del contrato que mantenían con la comercializadora Chiquita.


En el ámbito internacional, Panamá y Nicaragua denunciaron que el régimen arancelario de la Unión Europea (UE) para la importación de banano es discriminatorio y no favorece el crecimiento equilibrado de los países en desarrollo. La UE aplica a las importaciones bananeras latinoamericanas un arancel de 176 euros por tonelada, después de haberlo rebajado en dos ocasiones como consecuencia de sendos pronunciamientos de la Organización Mundial del Comercio. No obstante, los estados ACP (África, Caribe y Pacífico) pueden vender en el mercado europeo una cuota anual de bananas libre de impuestos.


En audiencia celebrada ante el Órgano de Solución de Diferencias (OSD) de la Organización Mundial de Comercio, el jefe negociador de Panamá, Leroy Sheffer, manifestó que durante años la Unión Europea ha insistido de manera reiterada en proteger sus intereses productivos y garantizar un sistema de preferencias de vieja data sobre el banano. Panamá tiene gran interés en alcanzar una solución final a esta controversia porque el banano es un rubro representativo para la economía.

MERCADO ALIMENTARIO