viernes, 15 de febrero de 2008

ESTRATEGIAS PARA REDUCIR COSTOS DE LOS ALIMENTOS


La ausencia de una política que permita enfrentar los niveles de inflación preocupa a los sectores productivos, para quienes este es un tema que deber estar en los primeros puntos de la agenda del gobierno. El alto precio de los alimentos está golpeando a todas las capas de la sociedad, y aunque se han implementado algunas medidas, aún se requieren acciones más concretas y a largo plazo, coinciden los especialistas.


De acuerdo a los analistas, la baja producción de rubros sensitivos como el arroz, maíz, poroto y la leche debe ser un llamado de atención a las autoridades para que reformen la actual política alimentaria. Por otro lado se recomienda ampliar la cartera de crédito, principalmente a los pequeños y medianos productores. Se concluye que lo que está en juego es la seguridad alimentaria del país.


El problema del agro, va más allá. Muchos campos en donde antes florecía el arroz, el café o servía de pastoreo para el ganado hoy se levantan millonarios proyectos residenciales y turísticos, como ocurre en Boquete y Bocas del Toro. Es por ello la necesidad de saber con cuánta tierra se cuenta (para sembrar) y cuál es la demanda (consumo) para luego poder hacerle frente a la problemática. El desbalance que existe entre el crecimiento económico (9.5%) y el aumento de los alimentos y bebidas (11%), es un indicativo de que se deben tomar medidas para frenar el alza inflacionaria.


El incremento en los productos alimenticios no parece tener una solución a corto plazo. Y es que las políticas económicas y las estrategias que el gobierno, aún se están tejiendo. Por lo pronto, el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA) quiere atacar la principal causa del encarecimiento de los alimentos: el alto precio de los insumos. Y para eso realizó la primera convocatoria para importar insumos agrícolas, en el mes de marzo como: urea, abono e insecticidas, a través de la Bolsa Nacional de Productos S.A. (BAISA). No sabe en qué porcentaje disminuirían los costos de producción, sin embargo, recibir insumos a bajos precios es una buena noticia para el sector agropecuario que viene enfrentando un incremento de hasta el 30% en los costos de producción.


Sumado a esta iniciativa, el MIDA ha planteado desde principio de año que invertirá unos 60 millones de dólares en programas, tales como: semillas certificadas, sistemas de riego, incremento de pastos mejorados, genética bovina y transferencia de embriones, para obtener mayor un rendimiento en carnes, leche y en la producción de granos, para que a su vez esto incida en un mejor precio para el consumidor.


Para algunos especialistas, una de las alternativas que se debe implementar es una mayor apertura en el mercado agrícola, de esta manera habrá más competencia y el consumidor se vería beneficiado. Otros expertos dieron algunas ideas: mejorar la productividad, abrir más el mercado e importar si la oferta local es insuficiente. El Gobierno está considerando no solo importar arroz para forzar una caída de los precios locales al aumentar la competencia, sino hacer importaciones de otros productos sensitivos, como los porotos.


El Consejo Nacional de la Empresa Privada (CoNEP) advierte que poco o nada se logrará sin un plan integral que permita desarrollar en paralelo una serie de acciones y deshacer el espejismo de las soluciones mágicas. Según el CoNEP, por sí solo, eliminar barreras arancelarias, culturizar a la población o incentivar la producción local, no resolverá esto. Lo que hay que ensayar es un esfuerzo conjunto e insistir en la revisión de las políticas fiscales y la reducción de las cargas tributarias de las pequeñas empresas y la clase media.

MERCADO ALIMENTARIO