lunes, 17 de noviembre de 2008

SECTOR AGRÍCOLA ANALIZA CRISIS.

La crisis que vive Estados Unidos tarde o temprano afectará a Panamá, y la producción agrícola debe aumentar para no depender del mercado internacional. Según reportes internacionales, las turbulencias que han hundido los mercados financieros internacionales profundizarán la crisis alimentaria que afecta a los más pobres del planeta, si ahogan la financiación necesaria para aumentar la producción agrícola mundial, dijeron expertos del organismos multilaterales.

El descalabro financiero de Wall Street ha puesto en peligro las fuentes de financiación necesarias para lograr una mayor producción agrícola en los países en desarrollo, que es vista como la solución para estabilizar la volatilidad de los mercados agrícolas que ha causado la crisis alimentaria, señalaron las fuentes.

Los expertos coinciden en que la incertidumbre económica reduce las posibilidades de que las instituciones financieras privadas presten dinero a los productores agrícolas y causa que los países desarrollados estén menos predispuestos a cumplir sus promesas de aumentar la ayuda al desarrollo. La comunidad internacional solamente ha entregado hasta la fecha la mitad de los 6 mil millones de dólares para afrontar la crisis alimentaria prometidos en la reunión internacional que la Organización de las Naciones Unidas convocó el pasado junio en Roma. A esos factores se agrega que los países en desarrollo tendrán menos oportunidades de acceder a capital externo para dar préstamos a sus productores, subsidiar los alimentos o entregar fertilizantes, señalaron los expertos.

El administrador del departamento de Desarrollo Rural y Agrícola del Banco Mundial, Mark Cackler, recordó que África solamente destina el 4% de su capacidad financiera a la agricultura, una cifra muy por debajo de lo invertido por las economías asiáticas en la “revolución verde” que acabó con las hambrunas en ese continente. “El mundo tiene que invertir más en agricultura, y la crisis lo hará más difícil”, agregó.
Fuente: La Prensa, 14 de octubre de 2008.

MERCADO ALIMENTARIO