jueves, 29 de enero de 2009

INFLACIÓN DE 2008: 8.7%

La inflación de Panamá en 2008 fue de 8.7%, informó la Contraloría General de la República, con la publicación del índice de precios al consumidor (IPC) del último mes de ese año. Esa tasa duplicó la registrada en 2007, que fue 4.2%, y constituye el aumento del costo de la vida más fuerte que han vivido los panameños desde principios de la década de 1980.

Se vivió un año de inflación histórica, cuando llegó a ubicarse en 10% en septiembre y eso es algo a lo que los panameños no estamos acostumbrados. Pero gracias a la caída del petróleo, en noviembre y diciembre tuvimos dos meses de deflación consecutivos y eso permitió que el índice cerrara con un alza de 8.7%.

En 2008, los segmentos que más se encarecieron fueron alimentos y bebidas (14.9%), transporte (10.2%) y vivienda, agua, electricidad y gas (6.2%). Se esperaba que los alimentos empezaran a bajar de precio al cierre del año, pero eso no ocurrió.

Araíz de los altos precios que alcanzaron los alimentos, los panameños sufrieron un fuerte golpe en sus bolsillos durante el 2008. Sólo a noviembre del año pasado el precio de la canasta básica de alimentos se situó en $272, de acuerdo con el Ministerio de Economía y Finanzas.

El salario mínimo en el país es de $325. Al hacer un balance del precio de la canasta alimenticia, se tiene que en el 2006 estaba en $209.89 y en 2007 en $237.55, lo que reflejó un alza de hasta 14,5%. Al precio de los alimentos se le anexaron los de algunos bienes y servicios como vivienda, agua, electricidad, vestido y calzado, entre otros, según estadísticas de la Contraloría General de la República. Los alimentos fueron los que dieron un mayor aporte a la inflación, que pudiera alcanzar el 8%.

En mayo pasado, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) registraba un promedio de inflación de entre 5% y 7,2% en varias naciones, incluyendo Panamá. Durante ese mes, en el país los alimentos y bebidas experimentaron un alza de 15,5% respecto a igual periodo del 2007, según la Contraloría General.

La variación continuó y en julio el mismo segmento tuvo un repunte de 15,3% en comparación con el año anterior. Solo en Panamá la inflación del mes de agosto alcanzó la cifra de 9,8%, por lo que muchos especialistas calculaban que finalizaría en dos dígitos. Datos de la Contraloría señalan que los productos con mayor incremento a final de año fueron las carnes (2,53%), los vegetales y verduras (8,21%), y los cereales (0,85%).

Debido al fenómeno inflacionario, algunas empresas optaron por diferentes medidas como los bonos de alimentos, lo que fue un paliativo para los colaboradores, y la disminución de costos para las compañías. Mientras, el Gobierno intentó, a través de los llamados productos "Compita", bajar la presión de la inflación. Una de las principales causas que impulsaron el alza en el precio de los alimentos fue el alto precio del petróleo en el mercado mundial, aunado al deterioro del dólar frente a otras divisas.

Con todo un año de inflación, en diciembre los precios de los alimentos subieron hasta un 15% en comparación con los meses anteriores. En el último mes del 2008 los primeros lugares de los productos caros fueron ocupados por la cebolla y las papas, cuya libra varió de 70 centésimos a $1.00 y $ 1.10, respectivamente. El incremento en los precios de los alimentos fue un fenómeno mundial, y la FAO calcula que la población total de hambrientos aumentó en América Latina y el Caribe a unos 51 millones.
Fuente:
1. La Prensa, 15 de enero de 2009.
2. El Panamá América, 9 de enero de 2008.

MERCADO ALIMENTARIO