martes, 8 de septiembre de 2009

PROMUEVEN CULTIVO DE CACAO

Hace tres años, el cacao no tenía mucha presencia en Panamá, pero eso ha cambiado, el Proyecto Cacao Centroamérica del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE).
La razón es que el cacao es una de las mejores opciones para áreas remotas. Si lo comparamos con el banano, vemos que con la misma inversión el cacao trae más retornos. Además, se puede almacenar varios días y, al depender de la sombra de otros árboles, permite la generación de cultivos secundarios —árboles frutales o maderables— en el mismo terreno. Al ser un sistema agroforestal, el cultivo trae beneficios ambientales ayudando a la conservación del suelo y la biodiversidad.

Para dar más impulso a la industria cacaotera, el CATIE empezó en marzo de 2008 el Proyecto Cacao Centroamérica (PCC), que busca capacitar a las familias en la mejora genética del cultivo y acrecentar las habilidades empresariales de las cooperativas. Los países beneficiados son: Belice, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá. En cada país se verán beneficiadas 100 familias que se integran a través de sus cooperativas. El programa es financiado por la Embajada de Noruega, con sede en Nicaragua, y tiene un presupuesto de $5 millones para una duración de 4 años y medio.

El PCC en Panamá se ha concentrado en Bocas del Toro —con unas 11 organizaciones del sector— donde se van a introducir seis hectáreas de jardines clonales (parcelas demostrativas de buenas diversidades), una por comunidad. De ahí las familias pueden sacar semillas. Panamá tiene unas 5 mil hectáreas cultivadas de cacao, con una producción de un millón 200 mil libras secas del producto por año. El rendimiento en el país está entre los 100 y 120 kilos por hectárea, mientras otros países centroamericanos llegan a los 300 kilos por hectárea. La genética influye directamente en el rendimiento.

MERCADO ALIMENTARIO