martes, 6 de octubre de 2009

DUDAN QUE ALIMENTOS BAJEN CON LA REBAJA DE LA LUZ

Se necesitará más que una rebaja del 10% y del 30% en los recibos de la tarifa eléctrica para que el precio de la comida baje. Iván Ríos, presidente del gremio, aduce que una rebaja en el costo de la electricidad no es suficiente para que los anaqueles cambien de precio. La ACOVIPA aduce que el petróleo, la mano de obra y la materia prima, junto con la luz eléctrica, forman parte de los factores que determinan sus costos de producción.

De acuerdo al ex director del Instituto de Recursos Hidráulicos y Electrificación (IRHE), José Blandón, una rebaja del 30% debe tener una incidencia marcada en la comida. “Coincido en que existen diferentes factores que influyen en los costos operativos de un comercio, pero hacia allá vamos, estamos hablando de una cadena de frío y una serie de medidas que atacan la inflación (4.5%) en diferentes frentes”, dijo Blandón.

Según Pedro Acosta, presidente de la Asociación de Consumidores, el mercado local se mueve bajo una onda especulativa que debe ser regulada para que la rebaja de la luz sea traslada a los consumidores. Dennis Moreno, administrador de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP), explicó que no tienen injerencia para obligar a los supermercados a bajar la comida.


El Índice de Precios al Consumidor (IPC) registró un alza de 1.8% en agosto con respecto a igual mes de 2008. En los distritos de Panamá y San Miguelito el incremento fue mayor, un 2.2%, según la información proporcionada por la Contraloría de la República. En el transcurso de los ocho meses del año el IPC nacional urbano mostró una variación de 2.1% y en la comparación de agosto contra julio el incremento es de 0.3%.

El transporte, como consecuencia del alza que han venido presentando los precios del combustible, es la división que más ha subido, un 1% en la variación mensual. Los bienes y servicios diversos subieron un 0.5%, por el incremento en los precios del paquete para fiestas. Los panameños pagan ahora 0.2% más en el precio de los alimentos y bebidas; vestidos y calzados; vivienda, agua, electricidad y gas. (1)

En julio la leche en polvo y el aceite aumentó 17 y 6 centavos respectivamente
Las bolsas de comida en julio pesaron más que el mes anterior, los alimentos no engordaron muy por el contrario el peso se dio en los aumentos registrados en los anaqueles de los comercios. El medio galón de aceite en julio aumentó 0.06 centavos, mientras que la libra de lechuga lo hizo con 0.25 centavos respecto al mes anterior, de acuerdo a un informe de la Autoridad de Protección y Defensa de la Competencia (ACODECO).

La libra de pollo y babilla también se incrementaron en 0.02 y 0.06 centavos presionando los bolsillos de los consumidores. La lata de leche de 400 gramos que estaba en $3.23 (precio promedio) subió 0.17 centavos para ubicarse en $3.40 en los últimos 30 días.

Pero los aumentos en los supermercados se seguirán registrando hasta tanto se hagan cambios en la cadena de comercialización ha explicado Iván Ríos, presidente de la Asociación de Comerciantes y Distribuidores de Víveres y Similares de Panamá (ACOVIPA). Se estima que el 40% de los productos que llegan a los mercados presentan merma por no estar preservados adecuadamente un sobre costo que se traslada a los consumidores. (2)

Muchos consumidores están cambiando sus hábitos alimenticios y de consumo por los altos precios, indicaron compradores y vendedores del mercado de abastos. Entre los alimentos que se han encarecido en el Mercado Agrícola Central, de junio a julio, están frutas como la papaya chica, que se incrementó 28.41% a $0.43 la unidad; y el melón cantaulope mediano, que subió 23.55%, a $1.45 la unidad. También el mazo de cebollina aumentó 53.92%, la lechuga americana 27.23%, el repollo 34.74%, el brócoli, 15.51% y las lentejas 10.78%, de acuerdo con un informe del Instituto de Mercadeo Agropecuario.

Fuentes: 1. La Prensa, 15 de septiembre de 2009; 2. El Siglo, 19 de agosto de 2009.

MERCADO ALIMENTARIO